Flogoprofen

Blog Flogoprofen

Accidentes domésticos, lesiones evitables


En los accidentes domésticos, las extremidades (sobre todo las superiores) suelen ser las zonas más afectadas. Además, especialmente las mujeres, padecen lesiones o problemas físicos de diversa índole a consecuencia de las tareas del hogar. Estas tareas son, en su mayoría, actividades manuales de tipo postural y repetitivo: limpieza, manipular ollas, hacer las compras, cuidar a un bebé o niño pequeño, etc. Todas ellas son actividades cotidianas en las que no solemos darnos cuenta del peligro que pueden suponer para nuestra salud si no las realizamos adecuadamente.

¿Cómo evitar los accidentes y sus consiguientes lesiones?

  • Nada de excesos de peso. Más allá de los 20 kilos, estamos sometiendo a las manos a un peso desproporcionado. Además, aunque la carga sea menor, ésta debe mantenerse siempre pegada al cuerpo, a la altura de la cintura, y no realizar giros mientras se sostiene. Con las ollas y fuentes, hay que usar los dos brazos y el límite debe estar en unos 5 litros de líquido.
  • Evitar las posturas forzadas. En tareas realizadas con ayuda de un soporte (mesa, tabla de planchar, encimera) este debe permitir la completa extensión de los brazos para evitar la contracción de hombros, codo, cuello y muñecas. Si hay que alzar los brazos (limpiando estanterías, guardando utensilios en alacenas en zonas elevadas o tendiendo la ropa) es mejor usar una escalera o podemos llegar a forzar los hombros.
  • Alternar las tareas y minimizar los movimientos repetitivos. Muchas labores del hogar nos obligan a estar de pie mucho tiempo, fatigando caderas y rodillas. Hay que alternar las tareas de pie con otras que puedan realizarse sentadas, relajando y recuperando los músculos. Lo ideal es que la labor repetitiva no exceda los 40 minutos, haciendo a continuación una pausa de 10 a 15 minutos antes de retomarla. Hay que tener en cuenta que normalmente las personas sobrecargamos la extremidad dominante (dependiendo de si somos diestros o zurdos)
  • Instrumentos adecuados. Las herramientas que se usan deben estar en buen estado y tener unas medidas (peso y longitud) apropiadas para la persona que las usa. Por ejemplo, la escoba no debe hacernos inclinar el cuerpo hacia adelante. Siempre que sea posible, es mejor usar carritos para el traslado de materiales.

Teniendo cuidado y siguiendo estas sencillas pautas en nuestro día a día, evitaremos accidentes domésticos y, por tanto, lesiones que pueden agravarse con el tiempo.

Fuentes

Elaboración propia

También te puede interesar:

Combatiendo el dolor desde el móvil

Las llamadas eHealth y mHealth, la proliferación de aplicaciones (apps) y los recursos móviles al servicio de la salud ya están aquí. [...]

Leer más

¿Qué hay detrás del dolor de rodilla?

Casi todos lo sufrimos en algún momento. Es algo propio de las sociedades desarrolladas, donde se mezclan, sin mucho orden ni concierto [...]

Leer más

Fat Cat Workout, tu ejercicio diario desde el navegador

Hoy os recomendamos una sencilla y gratuita aplicación para navegadores, pensada para motivarnos a realizar una serie de ejercicios [...]

Leer más